Acerca de DespertandoSalud

"Mi Compromiso Empresarial"

Nosotros

Primero que nada, deseo expresar que agradezco la confianza que depositas en mi compañía “Despertando salud”, una compañía que nace ante una necesidad de no sólo facilitar información y productos de salud de la mayor calidad posible, sino también una compañía que alienta y nutre la verdadera esencia del ser humano, “La Excelencia”.

Habiendo dicho lo anterior, es necesario dejar claro mi verdadero propósito en esta distribución y venta de productos.

Tengo ya varios años dedicado a proveer información de salud que establece los fundamentos de cómo lograr obtener una salud radiante. Dentro de dicha labor se incluye recomendar suplementos y productos del cuidado personal que precisamente nos llevan a ello.

Puedes llegar a sorprenderte el como los productos y cosas que recomiendo no son comunes escucharlos, de hecho, ni siquiera son marcas reconocidas en México. ¿Por qué?

Porque realmente lo que conocemos en México, en su gran mayoría, son marcas cuyo objetivo es desarrollar negocios en redes, que no cumplen con la calidad adecuada y/o resultan estar elaborados con el concepto al cual llamo pseudo “naturismo”, es decir, realmente el producto no es 100% natural, haciendo referencia a que hoy en día realmente el termino natural no significa nada tangible ya que ha sido denigrado y prostituido en nombre del dinero.

Además, prácticamente todas las líneas de suplementos que tenemos a nuestro alcance tienen la enorme limitante de sólo incluir cierta gama de nutrientes, y carecen de contener la gama de los suplementos para desintoxicarse, protegerse en contra de patógenos en general (probióticos), contra el caos electromagnético, entre otras cosas.

Pero, regresando a mi travesía, durante los primeros años de trabajo me negué rotundamente a vender productos. Nunca quise que mi objetivo meramente educacional y filantrópico se viera puesto en tela de juicio al momento de vender productos.

Lamentablemente hemos llegado al punto en donde desconfiamos de los vendedores debido a que hemos llegado a experimentar personalmente que lo que realmente la mayoría de los vendedores busca es el ingreso monetario y no tanto nuestra salud.

Nunca quise que mi labor se viera malinterpretada como un orador que convence adquieras sus productos. Al menos aquí en México nos hemos ganado con el sudor de nuestra frente la desconfianza y/o malinterpretación de nuestras verdaderas intenciones.

Por lo tanto durante los primero años me dedique a únicamente mencionar mis recomendaciones de suplementos y de dirigirlos o proveerles la información necesaria para que pudieran adquirir por su propia cuenta dichos suplementos, liberándome así de cualquier malinterpretación de intereses económicos de por medio y por consecuente haciéndome acreedor del privilegio de la confianza y salud de las personas, ya que esto es mi filosofía de vida.

En verdad es todo un privilegio que las personas me otorguen su confianza y pongan su salud en mis manos.

Es necesario reconocer que el tener una posición de “Profesional de salud” nos obliga a estar constantemente preparándonos y orientar siempre con responsabilidad al desarrollo de salud, una salud radiante.

Esto es un privilegio el cual no pienso desaprovechar y doy gracias por la oportunidad y dicha que cada persona me otorga.

Para mi sorpresa, después de algunos años de sólo recomendar e informar acerca de adquisición de productos, me di cuenta que prácticamente nadie adquiría dichos productos, que realmente cuestiones como el no tener tarjetas de crédito, dirección en los Estados Unidos, no querer o poder cruzar la frontera, no saber usar la computadora, entre otras cosas, limitaban a las personas a poder adquirir dichos productos.

Esto me hizo cuestionarme realmente si mi labor era lo suficiente para generar el impacto deseado por mí. Durante varios años mis mejores amigos, e irónicamente, los mismos pacientes me pedían vender dichos productos. ¡Guau! Un voto de confianza se hacia ver.

Una y otra vez yo decía no. NO quería ensuciar con intereses económicos la pureza y credibilidad que ya había logrado.

La confianza ya en si en un factor que cuelga de una cuerda muy delgada y frágil como para andar jugando con ella.

Pero algo en mi no me dejaba satisfecho.

Quería que las personas realmente vivieran el beneficio de usar dichos productos, de que otra forma serian un fiel testigo de los increíbles resultados.

Por lo tanto, un día simplemente me senté y comencé a platicar conmigo mismo. Y en un momento de humildad, honestidad y expansión, tome unas cuantas hojas en blanco y una pluma y me dedique a escribir lo que seria mi compromiso personal ante esta nueva etapa en mi vida. Y el resultado de ello fue algo que dice así:

  • Si he de vender productos, no seré alguien más del montón. Debo recordarme quien soy. Soy el amor y como tal debo destacar ante todo.
  • Si he de vender productos, no se trata de comprar algo en $10 pesos para venderlo en $20. MI principal objetivo deberá ser facilitar la adquisición de productos de suprema calidad. Claro que deberé de tener una ganancia para solventar mis esfuerzos, pero esta será mínima o secundaria a mi objetivo principal de facilitar.
  • No me dejare envolver o seducir por ningún comercio de niveles múltiples (multinivel) debido a que esto puede nublar mi juicio sobre mi verdadero objetivo de cuidar 100% el aspecto salud.
  • Siempre deberé permanecer en búsqueda de los mejores productos y calidad posible, cuésteme lo que me cueste. Tan asombroso será el resultado como asombrosa resulte ser la calidad del producto.
  • No recomendar algún producto que no halla sido evaluado y comprobado por mi que funciona. Tiene que ser real para mi y constarme el resultado, ¿De que otra manera podre saber que funciona si no es así?
  • No tendré intereses económicos de por medio con ninguna compañía lejos del que yo pueda tener al vender sus productos directamente. Las compañías pueden cambiar de la noche a la mañana si el aspecto económico es el adecuado. De suceder esto dejare de vender y promover sus productos inmediatamente e informare en cuanto antes de dicho cambio, porque nuevamente, la confianza es un privilegio y filosofía de vida del cual deseo gozar por siempre.
  • Me comprometo a siempre procurar ofrecer la mejor calidad de productos a los mejores precios posibles, haciendo el esfuerzo de comunicarme directamente con las compañías (extranjeras) y pedirles el mejor precio posible, haciéndoles ver que el salario mínimo en México no es igual que uno de Estados Unidos, Canadá, Europa o cualquiera que sea el caso, y que por lo tanto de dicha forma yo pueda ofrecer el producto al mejor precio posible. En caso de no acceder o poderse, sacrificare mis ganancias a algo menor con tal de que el precio final sea algo accesible.

Lo anterior refleja en resumidas cuentas mi compromiso civil y humanitario ante la labor de proveer la adquisición de productos.

Y es por eso que el día de hoy, orgullosamente puedo decir que mucho del producto que recomiendo, y por lo tanto lo vendo, tiene un costo menor al que la misma compañía ofrece. Pero claro esta, algunas compañías me piden respete el precio mínimo que ellos establecen en búsqueda de mantener un mercado y comercio justo. Esto es algo muy noble y no soy quien para violar dicho acuerdo.

Espero lograr esa confianza en ti que logre alentarte a darte la oportunidad de experimentar con los productos que vendo y sólo así poder vivir los resultados que deseo para ti.

Sinceramente

Firma
Inicio